Giselle ballet backstage by Roy Webb

Foto de Giselle tomada entre bastidores del Teatro Mariinsky de San Petersburgo. Rusia de Roy Webb

GISELLE Giselle es posiblemente el ballet más místico del repertorio actual. Empecemos por el hecho de que su libreto se basa en una historia fantástica sobre un amor que supera las barreras entre dos mundos. Es una historia en la que la joven heroína, muriendo de corazón roto, escucha misteriosamente la llamada de los fantasmas que la tientan a unirse a su danza circular, y al convertirse en una de ellas, salva al amante que la traicionó. En la era del romanticismo, el apogeo de las búsquedas en el ballet llegó con Giselle, que fue creada en 1841, y los cuentos de otros mundos eran muy familiares para el público.

Giselle, también, era una encarnación ideal de un mundo dual romántico donde la energía viva en escenas de la vida real en el Acto I contrasta con la incorporeidad hechizante de la danza de los wilis en el Acto II. No fue sin la influencia de esta producción popular que el repertorio de ballet posterior se enriqueció con diferentes sombras, ninfas y otros habitantes de visiones. Además de la trama, la historia del ballet también está llena de enigmáticas transformaciones. Es posible que estas transformaciones no siempre sean místicas, a menudo son fácilmente explicables en términos de lógica, pero recuerdan una investigación policial como un intento de establecer quiénes crearon el ballet y su participación en la creación de la obra maestra Giselle, y ellos han asegurado la fama de este ballet increíblemente misterioso.

Ballet de larga duración en dos actos Música: Adolphe Adam. Haga clic a continuación y vea la pantalla completa.

Sinopsis Acto I El conde Albrecht, enamorado de la campesina Giselle, le mantiene en secreto su condición de noble. El otro admirador de Giselle, Hans, un leñador, intenta advertirle que Albrecht no es quien dice ser, pero Giselle no quiere escucharlo. Dejado solo, Hans entra en la cabaña del cazador y quita la espada de Albrecht con su noble escudo de armas. Los sonidos de un cuerno anuncian la llegada de un grupo de caza, entre los cuales está el prometido del Conde: Bathilde y su padre. Se detienen a descansar en el pueblo. La prometida del Conde, encantada por la inocencia y la belleza de Giselle, le da a la niña un collar caro. La partida de caza se retira y los campesinos inician una celebración propia con motivo de la cosecha. En el apogeo de las festividades aparece Hans. Acusa a Albrecht de mentir y muestra la espada del Conde como prueba. Giselle se niega a creerlo. Entonces Hans toca el cuerno de caza y ante el avergonzado Conde aparece su prometida. Giselle está desesperada. Pierde la razón y muere. Acto II Es medianoche. Hans ha venido a la tumba de Giselle. Aparecen los Wilis, los fantasmas de las novias que murieron antes de sus bodas, y lo asustan.

Salen de sus tumbas con una pasión por bailar de la forma en que no podían cuando todavía estaban vivos y cualquiera que esté en el cementerio en ese momento debe bailar hasta morir. Myrtha, la reina de los Wilis, convoca el alma de Giselle de su tumba y la inicia en su orden. El conde Albrecht llega a la tumba de su amada. Su dolor y desesperación tocan a Giselle. Ella perdona a Albrecht. Los Wilis obligan a Hans a bailar hasta que se agota y, girando, lo arrojan al lago. El mismo destino le espera a Albrecht. Myrtha lo obliga a bailar. Giselle le ruega a Myrtha que libere a Albrecht, pero Myrtha no se inmuta. Amanece. Con la salida del sol, los Wilis pierden su poder. Albrecht se salva. Giselle se despide de su amado, esta vez para siempre ...

GISELLE

Ballet de cuerpo entero en dos actos

Música: Adolphe Adam

Libreto: Jules-Henri Vernoy de Saint-Georges y Théophile Gautier

Coreografía: Jean Coralli, Jules Perrot, Marius Petipa

Versión escénica y editorial de Elena Radchenko

Conjuntos: Lev Solodovnikov,

Vestuario: Elena Radchenko y Sergey Radchenko

Iluminación: Marina Borodina

Historia

Giselle: es un ballet en dos actos con libreto de Jules-Henri Vernoy de Saint-Georges y Théophile Gautier, música de Adolphe Adam y coreografía de Jean Coralli y Jules Perrot. El libretista se inspiró en un poema de Heinrich Heine. El ballet cuenta la historia de una campesina llamada Giselle cuyo fantasma, después de su muerte prematura, protege a su amante de la venganza de un grupo de espíritus malignos llamados Wilis. Giselle se presentó por primera vez en París, Francia, el 28 de junio de 1841. La coreografía en las producciones modernas generalmente se deriva de las renovaciones de Marius Petipa para el Ballet Imperial Ruso (1884, 1899, 1903). Giselle fue vista por primera vez en Moscú en 1843, solo dos años después de su creación en París, y un año después de su puesta en escena en San Petersburgo. La historia del ballet en Rusia desde entonces ha mostrado una secuencia continua de actuaciones, con Jules Perrot, uno de los grandes creadores de la coreografía, proporcionando un texto básico que ha sido iluminado por el cuidado y el genio de generaciones de bailarinas y productores. Cuando Giselle fue olvidada en todo el resto de Europa, se eliminó del repertorio de la Ópera de París en 1868, los bailarines y maestros de ballet rusos la conservaron y honraron.

NOTAS DEL PROGRAMA

Acto I: Un pueblo de Renania

Giselle, una campesina, se ha enamorado del Conde Albrécht, quien la ha hecho creer que es un aldeano llamado Loys. Su supersticiosa madre, Berthe, con la esperanza de que Giselle se case con el guardabosques Hilarion, le advierte contra Loys, por quien siente una aversión instintiva.

Para desanimar el amor de Giselle por 'Loys', Berthe relata además la leyenda de los Wilis, fantasmas de chicas jóvenes que han sido plantadas y mueren antes del día de su boda: para vengarse, bailan hasta morir a cualquier hombre que se cruza en sus caminos. medianoche y amanecer. Pero Giselle hace caso omiso de su madre y se une, junto a su amada, en las celebraciones que marcan el final de la vendimia, cuando es coronada Reina de la Vendimia.

Wilfred, el escudero de Albrécht, le advierte en secreto que se acerca una partida de caza, encabezada por el duque de Curlandia y las condes Bathilde (la futura esposa de Albrécht), que se alojan en el castillo de Albrécht para la ceremonia de compromiso. Albrécht se esconde, pero Hilarion ha sido testigo de este encuentro y decide irrumpir en la cabaña de 'Loy' para descubrir el secreto de su identidad. Llega la partida de caza. Giselle baila para los nobles y cuando le dice a Bathilde que ella también está comprometida, la condesa le da un collar. Bathilde, cansada de cazar, pide descansar en la cabaña de Berthe, pero el duque decide continuar la caza y ordena que se deje un cuerno de caza junto a la puerta de la cabaña para que él y el resto del grupo puedan ser llamados cuando Berthe esté lista para hacerlo. reúnase con ellos. Hilarion ahora reaparece de «la cabaña de Loys. Ha encontrado la espada de Albrécht y cuando la compara con el cuerno de caza, ve que llevan el mismo blasón; esto le da la evidencia que ha estado buscando. Sin darse cuenta de que la caza todavía está cerca, Albrécht regresa. Hilarion interrumpe el baile y revela la verdad sobre 'Loys'. Hace sonar la bocina, la partida de caza regresa y Bathilde, saliendo de la cabaña, reclama a Albrécht como su prometido. La conmoción es demasiado para Giselle y pierde la razón. En su locura revive su amor por 'Loys' y, agarrando su espada, se suicida.

-Descanso-

Acto II: la tumba de Giselle en el bosque

Hilarion vela por la tumba de Giselle, que se encuentra en lo profundo del bosque en un terreno no consagrado. Es medianoche, la hora en que se materializan los Wilis. Hilarión huye aterrorizado cuando se enfrenta a estas apariciones. Myrthe, su reina, llega ahora de las marismas y convoca a su Wilis. Saca a Giselle de su tumba para iniciarla en sus ritos. Los Wilis se dispersan cuando Albrécht se acerca en busca de la tumba de Giselle. Pone flores en la cruz y cuando se le aparece el espíritu de Giselle, lo sigue al bosque.

Hilarion, perseguido por los Wilis, regresa y se ve obligado a bailar sin fin. Agotado, es arrojado al lago, donde se ahoga. Los Wilis ahora buscan a Albrécht y cuando Myrthe le ordena bailar, Giselle lo impulsa a la seguridad de la cruz, pero él es impotente cuando Myrthe le ordena a Giselle que lo seduzca bailando con él. Giselle intenta sostenerlo, pero a medida que avanza la noche se vuelve cada vez más débil. Justo cuando está a punto de morir, amanece. La luz del día destruye el poder de los Wilis y los bailarines fantasmales se desvanecen; Giselle, cuyo amor ha trascendido la muerte, regresa a su tumba, su espíritu liberado del poder de los Wilis, dejando a Albrécht triste y solo.

Por favor tome asiento
Apaga tu celular
Haga clic para comenzar